La Conducción y las distracciones

18 septiembre, 2012 • Conducción • Vistas: 107

Los fallos que pueden preceder al accidente son muchos,  y la mayoría relacionados con la deficiente atención y las distracciones.

Si no queremos terminar reaccionando  y sufriendo con el curioso conductor protagonista de nuestra foto, no debemos olvidar que en la conducción es imprescindible captar, identificar y organizar bien todas las informaciones que llegan a nuestros sentidos. Sin embargo, son muchos los estímulos que nos invaden mientras manejamos  un vehículo: la música, los problemas personales, las señales de tráfico, el peatón que cruza la calzada, la velocidad, las vibraciones del volante etc…

Los conductores nos podremos ver peligrosamente inundados de estímulos diversos por lo que debe escoger, de manera rápida y precisa, las informaciones que son de interés.

Mantener la atención durante largos periodos de tiempo produce un elevado cansancio. Los conductores experimentados saben que cuando se conduce ininterrumpidamente varias  horas o en situaciones que necesitan especial atención, la fatiga aparece con muchísima facilidad.

Quizá os preguntéis a qué se puede debe en que las situaciones de elevado riesgo, como es lo conducción,las personas experimentan importantes cambios en su organismo.

  • Sobresfuerzo de todos los órganos y vías sensoriales, especialmente vista.
  • Fuerte activación del sistema nervioso central.
  • Alta tensión en los músculos para reaccionar con mayor rapidez.
  • Cambios en la circulación de la sangre (se registra mayor irrigación en el cerebro).
Factores que suelen causar distracciones:
  • Mantener conductas indiferentes como poner música, encender un cigarrillo, buscar algo en la guantera o ponerse en cinturón de seguridad en marcha. ¡¡ups cuidado con eso!!.
  • Estado psicológico transitorio debido a la fatiga, expresión, estrés, ansiedad, sueño etc… Si estamos preocupados por distintos problemas puede restarnos la capacidad para percibir y analizar los estímulos exteriores.
  • La motivación o carencia de algo. Por ejemplo, cuando se conduce con hambre y se está especialmente atento a la búsqueda de un restaurante en carretera, disminuye la atención hacia los otros estímulos, potenciándose las distracciones.
  • Estar bajo los efectos de algunas sustancias como el alcohol o determinados fármacos altera la atención y reduce el grado de activación que se necesita para atender correctamente.
  • Tener determinados problemas físicos o una edad avanzada determinan un menor control de la atención, mientras que, por el contrario, se acelera la aparición de la fatiga y distracciones.
Principales distracciones podríamos decir que son:
  • Marcar un número o enviar SMS por el móvil o escribir Whatsapp.
  • Buscar y contestar al móvil cuando suena.
  • Estar hablando por el móvil.
  • Haber bebido alcohol.
  • Un insecto en el coche.
  • Niños alborotando o llorando en el coche.
  • Mirar o leer al conducir un diario, mapa, GPS

 

Fuente fotografía por http://www.brinf.com / http://xfinity.telemundo.com / http://www.photocase.es

Etiquetas:, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>